Analizando a una princesita Disney: La Cenicienta.

Recientemente fui con mi sobrino al cine a ver una pelicula de Disney y noté cuan complicados son, psicologicamente hablando, los personajes de Disney.

En particular, me parece menester hablar el día de hoy de La Cenicienta.  Esta pobre niña sin padre, ni madre, ni abuela, ni mas ningún familiar que una tia hija de su gran p… y sus dos hijas, a las cuales jamás llama primas, por cierto. Lo determinante del asunto no es solo que ella, cenicienta, vive con estas tres arpías,  sino que no tiene ni nombre: solo la llaman con ese espantoso sobrenombre que deja ver que es una harapienta, cutre, tierrua y pata en el suelo. Triste vida la de esta criatura en verdad…

Siendo este el caso, consulte con el Dr. Blackihateyou, quien me dio luces al respecto del perfil de la pobre jovencita, con lo cual llegamos a esta conclusión:

1.- Cenicienta, la niña sin nombre, es esquizofrenica. Esta conclusión llega porque sencillamente,  que clase de loca puede hablar con los pajaritos y no solo hablar sino entenderles y entablar una conversación con ellos… Rolo de loca!

2.- Cenicienta, la carajita mal oliente, sufre del sindrome de estocolmo. Ella no solo se sabe esclavizada y abusada en casa, sino que ademas esta clara en que lo merece porque, dice, que es por su propio bien! Cuando el príncipe del que se enamora decide encarcelar, enjuiciar y defenestrar a esta partida de arpías… Cenicienta se opone contundentemente y le EXIGE al príncipe que las trate con amor y respeto. Que diablos le sucede a esta criatura??

3.- Cenicienta, la muchachita asquerosa y piojosa, tiene serios delirios y alucinaciones. Veamos: la tia y las primas se van al baile del principe en un carruaje y Cenicienta se queda en la casa lavando y planchando (lo de siempre pues) entonces agarra y “habla” con sus amigos los pajaros y los ratones y entre todos le hacen un vestido (en serio?) Pero no solo eso, sino que, no satisfecha, la criatura se encuentra con su hada madrina quien le hace una carroza con una calabaza para que vaya al baile. Evidentemente esta niña anda en drogas alucinogenas, consume hongos o fuma hierba, porque nada de lo anteriormente expuesto tiene lógica ni razón. Si a esa carroza la para un policia, de verdad creen Uds. que le pueden dar esta explicación y seguir su camino asi no mas?

4.- Cenicienta, malsana, cochina y marrana, en su vida se habia hecho una manicure, una pedicure, una bañadita decente y mucho menos ir a una peluqueria o un spa para verse decente y de la noche a la mañana se pone buenota, sexy y hermosa. Amiga mia, eso no tiene mas nada que decir sino que Ud. tiene un severo problema de evasión de la realidad y que ves en el espejo solo lo que quieres ver, no lo que es.

5.- Cenicienta, la hedionda y polvorienta, es la unica cachifa que tiene léxico, cultura, estilo, charm… Sabe comportarse en una fiesta de nivel, bailar complicadisimas coreografías medievales y no solo eso, sino que logra hechizar al príncipe heredero de la corona. Continúa la pobre con sus delirios de grandeza…

En fin, podemos ver que la estabilidad emocional y psicológica de estas íconos infantiles, estan bastante maltrechas, ya que no estamos hablando de cuentos de hadas ni de fantasia, no! Acá hablamos de un nido de mentes criminales que espantarian a los hermanos Grimm…

 

Sin título

La triste muerte del huevo…

Era una mañana como cualquier otra. Una mañana soleada de noviembre.

De esas que te invitan a sonreír…

De esas en las que despiertas con ánimo y emoción…

Hasta que sabes que el único huevito que tienes, está muerto!!!

 

Es difícil de comprender y de aceptar. Tu te levantas pensando y contento porque, luego de tantas mañanas esperando este día, al fin podrás usar tu huevito.              Tu esposa te ha dicho la noche antes con mucho cariño “Amor, mañana en la mañana me provoca huevito” y tu te llenas de regocijo porque podrás darle lo que habías reservado para ella, solo para ella.

Pero la realidad te azota en la cara, cuando luego de acicalarte y arreglarte, vas a la cocina donde ella te espera con su bata de dormir, te mira a los ojos y te dice: “Cariño… el huevo esta dañado”

Sientes que es el fin, que no hay nada más que ofrecerle…

 

Pero no lo es todo. Por más flojera que me dé, ahora tendré que hacer mezcla para panquecas!!

 

 

 

 

La verdad sobre las razas de perros…

Imagen Punto común entre nosotros los seres humanos, es conocernos y posteriormente comenzar a estudiarnos, no solo para saber quiénes somos en realidad,  sino para poder chismosear sobre nuestra vida y luego poder criticarnos unos a otros (especialmente, y quizás so pena de sonar sexista) entre las hembras de nuestra especie. Por el contrario, entre los machos de nuestra especie, ocurre el fenómeno de vernos unos a otros y exhibir cuán grandes somos en comparación con los otros machos de nuestra misma especie, es decir, cuán animales podemos ser… Recientemente, estuve analizando el comportamiento canino junto con un inteligentísimo y afamado grupo de científicos que estudian no solo la conducta de esta especie, sino que además la lograron descifrar a tal modo, que pudieron lograr saber qué se decían entre si los perros. Estas son las conclusiones de dicha investigación: La verdad sobre las hembras de la especie… Las perras, suelen pavonearse frente a las otras solo con la mera necesidad de mostrarles a las demás, cuán hermosa es su pelambre, y en ocasiones, su tamaño, no siendo esto algo que suelan hacer. Las perras, siempre están criticando entre si, por ejemplo, se estudió una muestra de un universo de aproximadamente 50 especies diferentes (desde french poodles hasta Rotweillers) y todas llegaron a la misma conclusión: olerse es solo para saber que yo como perra, huelo mejor que tu. Esto del olor entre las perras es incluso más interesante que cuando las humanas se fijan en los zapatos o carteras de las otras mujeres, ya que las per… las caninas (digo, no se vaya a mal interpretar) se ladran entre ellas diciendo “Esa perra como huele” “Que envidia el veterinario que la trata” “Viste el collar que le puso su dueño? Esa perra no se lo merece, es un cacri”  y cosas por el estilo… Otra cosa interesante es cuando las perras de una misma especia se ladran bajito entre ellas diciéndole a la otra  “¿Esa perra que se cree? ¿Que tiene pedigrí? No mi amor… yo sé de dónde viene ella!” pero cuando viene la perrita criticada en cuestión, el ladrido cambia radicalmente hacia la cuestionada y la interpretación es “Hooola amiga! Que linda te ves hoy! De verdad que la raza se te brota por todos lados…”   La verdad sobre los machos de la especie… Los machos de todas las razas siempre decían exactamente lo mismo: “¿En realidad los poodles son perros o solo peluches animados?”  Es que resulta muy gracioso que un pastor alemán, se siente en el parque cuando su dueño lo saca a pasear y se junta con otros de su misma especie y rango, y vean pasar a un poodle… “¿Chamo, es en serio que eres un perro? Solo mírate por favor!! Ni siquiera caminas, sino que te carga la viejita o el peluquero que tienes por dueño…”  a lo cual los poodles no dicen nada sino que sencillamente respingan su nariz y dicen “Di lo que quierz pero mi mami  m-e  q-u-i-e-r-e” con lo cual la duda entre los perros ya queda zanjada. No obstante, hay otra especie que lejos de causar curiosidad, causa espanto y es la de los pinscher. Se analizaron los ladridos de muchos perros machos, al ver llegar en el mismo parque donde se hizo el estudio, un pinscher y todos los ladridos inequívocamente eran de pánico al no saber si eso era un alienígena, una rata o quién sabe qué creación de Papa Perro. Otro elemento divertido es como ven los perros de razas medianas (cockers y similares, por ejemplo) a los perros de razas asiáticas, cuya reacción es exactamente la misma que tenemos los humanos: el ladrido al unísono dice “Epa chinooo, ¿Cómo está la vaina?”  Y más divertido aún es cuando llegan los labradores o Golden Retrievers, ya que son considerados los metrosexuales de la especie canina, altamente comparables con un Beckham en los humanos; esto quiere decir que los demás perros realmente sí los envidian… pero ni de vaina lo dicen delante de los otros perros, ya que solo emiten un bufido extrañísimo que se puede interpretar así como un “C.. de su madre con este y su pelambre , si para perras vale! Pero seguro es medio marica y ni las monta” Palabras más, palabras menos amigos lectores, los perros y los humanos tenemos más semejanzas que diferencias en nuestros comportamientos, aunque algunos humanos poco hayan evolucionado en comparación con algunos de sus perros y solo se diferencien de ellos en lo lanudos… en ocasiones.                                                                                                            Todos ladramos por una u otra razón, ya sea para criticar a las colas y alabar al hocico, bien sea para reírnos de los otros más desafortunados en tamaño o aspecto o bien sea para envidiar el físico de otros, para finalmente ladrarle al mundo que no es envidia, sino critica porque seguro que le gusta su veterinario. Y si no creen en este estudio concienzudamente elaborado, simplemente pueden colocar en los comentarios de este post

A OTRO PERRO CON ESE HUESO…

Las PIP de María Guevara

Recientemente, y atendiendo una invitación de un grupo de amigos cirujanos plásticos, fui a Margarita para unas sesiones de consulta de risoterapia que necesitaban, lo cual me dio mucha risa…

Previo a los días de trabajo, fui a conocer uno de los sitios más emblemáticos de la isla: los famosos cerros gemelos denominados “Tetas de María Guevara” y fue cuando comprendí la naturaleza del trabajo de mis clientes y la necesidad de reírse. Les relato la historia… A medida que íbamos ascendiendo, la sinuosa y caprichosa formación rocosa, noté que el suelo era escabroso, baboso y con graves problemas de terreno, entonces uno de los clientes, que me acompañó en mi periplo, me dijo que si Dios fuera cirujano plástico hubiese hecho mejor esos cerros! Pero… ¿Y qué pasaría si Dios hubiese puesto unos implantes chimbos en los cerros?

Imaginémonos por un momento a Dios haciéndole una medición a la machimberra a los senos de la isla y, por un error, les colocara magma muy líquido y sin mucha calidad a las montañas. Entonces tendríamos a la isla entera reclamándole ante los juzgados geológicos celestiales a Dios que el magma era de baja calidad y que, si antes se veían “puyuos” ahora se ven como dos peras malformadas y con poca vegetación… ¿Qué clase de animal querría vivir entre tales tetas geológicas tan bizarras? ¿Qué vegetación, por tropical y silvestre que pueda ser, desearía crecer entre ellas? ¡Evidentemente ninguna que se precie de seria! Entonces tendríamos a los tribunales geológicos celestiales llamando a declarar a los coros celestiales, quienes asistieron a la colocación del magma chimbo, y que nos den su versión del asunto, a lo cual los ángeles, ni pendejos, dirán que fue la isla quien pidió ese magma y que ellos solo asistieron al proceso, pero no fueron los que lo crearon y mucho menos los que los pusieron, echándole el carro a Dios…

En tal sentido, designarían a un fiscal especializado en tetas geomorfológicas desproporcionadas, el cual tendría a su cargo escuchar la versión de la isla, quien diría ante la corte que Dios y su coro de ángeles nunca le informaron de la bajísima calidad de ese magma y que, si antes se veían feas sus tetas, pues ahora parecen más dos botijos partidos que un par de tetas bien formadas y simétricas en la cara de la isla. El fiscal escucharía el llanto de la isla por el mal trabajo (de ahí probablemente el término de “Margarita es una lágrima”), y determinaría que es cierto que la isla merece una compensación al respecto y el magma debe ser retirado de inmediato y compensada la isla por semejante falla celestial.

Dios replicaría con una contrademanda diciendo que él es el que es, el todopoderoso y que no se le reboten porque sino hunde esa vaina en el fondo del mar y se acabó ese peo… pero la cosa no le resultó tan fácil, ya que entonces salió una marcha de las fallas geológicas descontentas con la actitud abusiva y desproporcionada del altísimo y se lanzarían a huelga… ante tal despelote geológico. Dios admite que el magma no era de la mejor calidad y decide removerlo, dejarle las tetas a la isla de margarita tal y como las tenía y movería ese magma chimbo a Japón… total, en unos cuantos millones de años cuando reventara ese magma ya saldría algún fanático religioso y diría “es voluntad del señor que salga ese magma así…”

Luego de tales disertaciones, comprendí el porque un grupo de cirujanos plásticos necesitaba una sesión de risoterapia para poder mitigar los inconvenientes de su carrera: si a Dios se le alzó toda la geografía subterránea y ni poniéndose belicoso logró mitigar el asunto, imaginen que pasaría con un médico sin poderes sobrenaturales…

Manifiesto de un Gnomo sindicalero del polo norte.

Conciudadanos, gnomos, gnomas, enanos todos…

Me dirijo a Uds. en estos momentos aciagos (así hago algo) para hacer de su conocimiento, que ya hemos formado el SINTRABAJO (Sindicato de Trabajadores de Bajo Tamaño) a consecuencia de los múltiples desmanes que hemos sufrido nosotros como obreros en estas gélidas regiones. Nadie sabe lo que es el dolor y el sufrimiento que nosotros los gnomos debemos padecer, algunos de los cuales describo:

  • Ese señor gordo y abusador es el que se lleva las loas de nuestro trabajo, cuando somos nosotros, gnomos y gnomas, quienes estamos desde abril comprando, envolviendo y acomodando ridículos lazos para ese poco de mocosos que aprecian más un cheque que un regalo.
  • ¿De qué se ríe el rechoncho ese? Ah claro, él si tiene motivos para reir: es él, explotador de gnomos y gnomas, quien se lleva los créditos, los comerciales, las películas y su imagen en cuanto adorno hay por ahí… ¿y nosotros dónde salimos? Siempre montados sobre un tren echándole piernas a trabajar mientras él solo viaja.
  • No es justo, gnomos y gnomas, que siempre nos quedamos pasando frio esperando hasta las no se cuantas horas de la noche, y entonces es cuando a ese señor explotador, se le ocurre aparecer, con la barriga llena de “leche y galletitas” mientras nosotros compartimos una carterita de anis entre 80 gnomos y gnomas y un guacal de comida de reno para todos.
  • Es un abuso de autoridad y un irrespeto por las condiciones de trabajo de nosotros los gnomos y gnomas, que ese gordo pelmazo acumule millas viajando por el mundo como si nada, mientras nosotros no podemos salir de este helado y blancuzco glaciar en donde nos tienen confinados trabajando.
  • La única luz que vemos es la de la aurora boreal… y eso por tres meses del año, ya que no siempre pega la luz del sol aca. Tenemos que estar cepillándole el pelero a esos malolientes renos y ponerlos pepiaitos para la nochebuena, mientras que nosotros siempre andamos con estos ridículos trajecitos verdes, con zapatos de bailarin trasvesti y gorros que no abrigan ni la mollerita, todo para dar la imagen de “ropa y trabajadores felices”….

Es por ello y considerando, que los gnomos y gnomas alrededor del mundo siempre hemos sido vilipendiados y confinados a ornatos de jardín o personajes malévolos en películas, salvo nuestros primos hollywodenses y capitalistas azules llamados “Pitufos”, nos declaramos en rebelión por estas navidades y exigimos que nuestras figuras sean reivindicadas y puestas en su sitial, que nos den la conducción del trineo y nos permitan ponerles asientos adecuados para nuestros tamaños, que nos den zapatos serios y con forma normal, que nos den gorros para el frio, ropa más decente y menos parecida a la de personajes de relleno de un programa de Disney Channel, que nos den comida seria y los mocosos consumidores y capitalistas de los niños alrededor del mundo pongan noventa platos con leche, galletas y ponche crema, para poder comer y beber en paz durante el regreso al polo norte.

Declaramos este manifiesto el nacimiento del partido social y laborista de los gnomos y gnomas del polo norte

El perro Emo de la autopista… (Esta perra vida!)

Siempre transito por la autopista a la misma hora de regreso a mi casa. Entre la oscuridad que generan los postes de luz que nunca están encendidos, y el contraste con el extremo brillo de las luces HD de los carros que vienen en la vía contraria,  divisé una figura en el medio del canal rápido…ERA UN PERRO ACOSTADO EN EL MEDIO DE LA VIA!! Como pude, lo esquivé para no causar un caninicidio. Una vez esquivado el animalito suicida, pude ver por el retrovisor que seguía ahí y que tenía un extraño mechón sobre los ojos. Curioso en verdad…

Al día siguiente, a la misma hora y el mismo sitio, ¡volví a ver al mismo perrito en la misma extraña actitud! Esto me pareció curioso y se repitió durante dos días más, hasta que, muy intrigado, me detuve y le abrí la puerta al perro para que se montara en mi carro y poder preguntarle que le pasaba…

Yo: ¿Qué te pasa que tienes esa cara de perro?

Perro: Nada bro, es que ya la vida no tiene sentido

Yo: Pero ¿cómo dices eso? Si eres un perrito de lo más bonito!

Perro: No soy bonito, no soy perrito… soy emo y estoy deprimido.

Yo: Ah, ya. ¿Por eso lo del mechón, cierto?

Perro: Si, para ocultar uno de mis ojos ante la terrible porquería de este mundo y no ver lo depresible que es

Yo: Claro… ¿También por eso es que te echas en la autopista, no?

Perro: Claro. Quiero que mi vida acabe. Esta perra vida…

Yo: Si bueno, en tu caso, y perdóname por decirlo, si es una perra vida. Incluso, no te molestes, pero tu mamá era una completa perra…

Perro: Si, era una perra y siempre andaba de malas pulgas…

Yo: Bueno, si me imagino. Ahora, y ¿por qué eres emo? Es decir, ¿qué te lleva a ser emo?

Perro: En esta vida siempre la gente anda ladrando, todo es una vida de perros. Fíjate que un baile tan de lo peor, ¿cómo lo llaman? ¡Perreo! Como si nosotros los perros solo supiéramos hacer eso.

Yo: Si bueno, es lógico que te sientas ofendido… pero no le pares perrito, échale tierra a eso…

Perro: ¿Ves? Echarle tierra, como a los muertos, eso es lo que yo quiero. Es decir, yo lo que necesito es ser enterrado como los huesos de las chuletas.

Yo: Ah bueno, pero no ahora, ¿no?

Perro: Si, lo más rápido posible. ¡Quiero acabar con esta vida de perros! Por eso me pongo a jugar con mi pelota en el medio de la calle y por las noches me acuesto en la autopista a ver si pasa algún carro.

Yo: ¿Y no te da miedo que te pueda pasar algo? ¡Me refiero al hecho de que ser atropellado debe doler!

Perro: ¿En serio? ¿Duele?

Yo: Chamo, si… un golpe de un carro a 140 kilómetros por hora puede despedazarte por completo de un solo tirón, pero también es muy probable que con el impacto, se te despedacen un par de costillas y estas te revienten por dentro, produciendo un sangrado interno que…

Perro: Oye vale, ¡pero ya! No seas tan perro sucio diciendo esas cosas… ¿Acaso quieres que me muera de un infarto escuchándote ese relato?

Yo: No, no perrito. Verás pero lo interesante no es eso: cuando un cuerpo es arrollado, la mutilación…

Perro: ¡Que ya vale! Eres un perro asqueroso, bájame de este carro pana… ¡Quiero viviiiir!! ¡Quiero viviiiiirrr! ¡!!!Por favor déjenme bajar, este sanguinario solo habla de la muerte y como destruir una vida inocente!!!!

 

Fue entonces cuando subí los seguros y el perro se bajó corriendo, echándose, mientras corría, el mechón de pelo para atrás, prefiriendo parecer la mascota de “El Puma” que seguir pareciendo un perro Emo…

Nombre cientifico: Cachorrus Depresivus

…Y que pasaría si los zombis estuvieran en Caracas?

Recientemente estuve viendo una de esas clásicas películas de zombis, suerte de muertos vivientes babosos y harapientos que deambulan por las calles mostrando llagas y pústulas espantosas mientras buscan insaciablemente a los humanos para comérselos. Evidentemente, sentí un poco de temor al imaginarme que eso pudiera pasar en mi ciudad!

 

Me acosté pensando en la película y me quede dormido pensando en ella… y soñé, por lógica razón, con el tema de ZOMBIS EN CARACAS. El sueño fue algo así…

Me levante de la cama e hice mi rutina habitual (sabes, volver a arroparme, pararme con pesar, cafecito, ducha… bla bla bla) salí de mi casa y la conserje me dijo que una extraña enfermedad se había esparcido por la ciudad. Ella, según le dijo la vecina del 9-b que es bien chismosa, supo de buena fuente que el primo de la gorda del piso 5, que es militar, le conto que una amiga que trabaja en el IVIC le dijo que se había escapado un virus loco y volvía a la gente en zombi y a los demás en mototaxistas y buhoneros… Es decir, que estábamos más o menos igual que ayer, solo que ahora los medios dirían que había una rara enfermedad que era culpa del gobierno…

 

Me monte en el autobús rumbo a mi trabajo y una señora estaba hablando con otra que “esa vaina era falta de gobierno y que seguro era otra cortina de humo para taparear las vainas” cuando se volteo un tipo que le dijo que “eso era pura canallada mediática imperialista golpista que perseguía los cochinos intereses de los zombis oligarcas” y entonces en medio de la discusión se altero toda la camioneta con unos a favor, otros en contra y otros tratando de calmar a la gente sin poder lograr nada ya que gritaban más que los que discutían… en tanto y tanto, yo que no me inclinaba por ninguno de los bandos, vi con terror que se monto un zombi!!! Mi grito fue desgarrado, lleno de pánico: ZOMBIIII!! HAY UN ZOMBI EN EL AUTOBUUUUSS!!  La gente dejó de discutir y se volteó a ver al no muerto que entraba: era harapiento, con ojeras hasta la quijada, cabello sucio y desordenado. Caminaba con las manos como torcidas y cuando se monto en el autobús solo emitía unos extraños gruñidos. Todos los presentes temíamos por lo que podría pasar… hasta que vimos que solo era un estudiante universitario en época de exámenes, con solo dos horas de sueño en cuatro días, que se estaba montando en el autobús. El terror pasó, por los momentos…

 

Luego de ese incidente, en mi sueño, caminaba rumbo a mi trabajo y vi con terror un grupo de zombis saliendo del metro: las mujeres estaban despeinadas y sin maquillaje, con la ropa toda chamuscada y mal olientes; los hombres con la corbata de lado, la camisa sucia, los pantalones arrastrados y los sacos con las mangas rotas. Era una visión apocalíptica ver salir ese poco de monstruos de la estación, todos caminando por la calle en sentido a donde iba yo!

 

 

El pánico me invadió, cuando incluso vi a mi novia entre los zombis. La mujer que yo amaba era parte de esa inmensa tropa de criaturas espectrales. Ella me miró y comenzó a caminar hacia mí. Yo, presa del pánico, no pude moverme de donde estaba parado hasta que ella llegó y me empezó a gruñir y acercarse con peligrosa rapidez…. Y ahí me desperté, sudoroso y aterrado.

 

A la mañana siguiente, me di cuenta que mi sueño no era un sueño en verdad, era un Deja Vu, con la única diferencia que no se había soltado ningún virus loco ni nada por el estilo, simplemente la gente se había quedado desvelada escuchando los anuncios presidenciales de los aumentos de ciertos rubros alimenticios, hubo retraso de más de dos horas en el metro y mi novia, estaba en el metro porque se había quedado accidentada y tuvo que recurrir a ese medio de transporte para poder llegar a tiempo a su trabajo…

 

Presupuesto de Boda para un matrimonio Tukky

Estimados señor Wilkenson Brucebuilis Rafael Garcia y señorita Yexisiudimar Britnispir Pérez:

Para nuestro refugio es un honor poder presentarles el siguiente presupuesto para la realización y/o efectuamiento su enlace matrimonial en santo matrimonio a efectuarse en el próximo mes en curso consiguiente.

Es por tal motivo, que nos sentimos en honroso deber de detallarles la consabida relación del presupuesto solicitado para con nosotros mismos en persona pues cuestión y tal:

Alimentos y Jarte:

Mesa de Quesos: la cual incuye inclusivamente:

  • Queso llanero
  • Queso e’ mano
  • Queso de mercado popular (limpiecito y recién lavao)

Mesa de Hembutidos:

  • Mortadela
  • Morcilla
  • Chinchurria (de la buena, traída del junquito)
  • Jamón de Mercal

La Culda

  • Hescorche de anís para todo el barrio
  • Hescorche de ron para los panas
  • Doce cajas de birras
  • Limoncitos varios
  • Yelo bien frio

Aspectos de meticulosidad varia

  • Decoración de piolines para el salon (son bulda de tiernos)
  • 12 cartones para la señora que vende cigarros detallados
  • Mata cucarachas (hay culda y comida, siempre se cuelan)
  • Servicio de bailet parquin para motos

Música cartel

  • Salsa baúl
  • Vallenato
  • Bachata
  • Regueton puyuo

Cualquier variación o cambio, le agradecemos notificarlo con tiempo porque si no nos engorilamos, nos rebotamos y ya sabes como es.

Asoc. Civil Cooperativa Agencia de festejos “Deglute”

Leydimar

Presidenta.

Más furioso Que Rápido (Vin Diesel… ¿Por qué engañas?)

Anoche fui al cine a ver una película que me recomendaron. Su titulo? RAPIDO Y FURIOSO….

Desde el inicio, la adrenalina se siente fluir en el sonido tan espectacular y las tomas agresivas de vehículos corriendo a 150km/h por las calles de una urbe tan populosa como Rio de Janeiro. Esa emoción de correr sintiendo el rugido de los motores y la vibración del carro cuando haces los cambios, es un frenesí absoluto por correr. Salí de la sala de cine tan lleno de emoción por ver escenas como esas, que tuve la imperiosa necesidad de emular a los actores de la película.

Salí del centro comercial en donde vi la película y lo que hice fue acelerar el carro a la mayor cantidad de revoluciones que pude mientras esperaba que se levantara la barra del estacionamiento… lo cual provocó una horrorosa humareda en el estacionamiento y la consecuente mentada de madre de parte de los que estaban detrás en la cola, ya que mi carro tiene un serio problema de carburación y el humo sale más negro que la conciencia de un político. ¡Pero eso no me detuvo! Mi sed por la velocidad me impulsaba más que el problema de carburación de mi vehículo… éramos nosotros, hombre y máquina preparados para poner fuego en el asfalto en la noche de esta insípida ciudad…

A la salida del centro comercial tuve la urgente necesidad de poner heavy metal o hip hop a todo volumen y reventar con mis decibeles los vidrios de los vehículos adyacentes, que la gente dijera “ahí viene un demonio en cuatro ruedas” cuando sintieran el estrepitoso sonido de las cornetas de mi carro… pero recordé que no tengo equipo de sonido, porque me lo robaron hace como seis meses en la panadería frente a la casa de mi ex novia, justo el día que me dejó por un cretino que manejaba un Mustang (¿Qué tiene él que no tenga yo? JA!) Sin embargo, eso tampoco fue óbice y me puse a cantar hasta llegar al semáforo… donde se encontraba mi primera víctima de las furiosas carreras de la noche: un busetero de la ruta La Pastora-Petare…

Aceleré constantemente escuchando el ronroneo, bueno más bien ronco y tísico ronroneo, de mi carro, el busetero se dio cuenta de mis intenciones y nuestras miradas se cruzaron desafiantes una contra la otra. Cuando la luz cambió de rojo a verde, solo saltaron chispas… si, chispas, porque con la aceleradera y mi ridiculez, pues el tubo de escape se soltó de la abrazadera improvisada que le hizo un primo mío hace como un mes y lo arrastré por toda la avenida, mientras la gente me gritaba “Chamo, estas arrastrando el tubo de escapeeee, parate loco” pero gané la carrera… hurra por mi, yo demonio del asfalto y mi indestructible máquina.

Mi siguiente parada sería la autopista: ahí derrocharía mi adrenalina y mi poderoso Malib… bueno sí, tengo un Malibú del ‘73 pues, pero tiene un valor sentimental muy grande: fue el primer carro que tuvo mi papa a los dieciocho años y lo rescaté de la casa del patio de casa de mi abuela.

Llegué a la entrada de la autopista y fue cuando me dije: Este es tu momento muchacho… comete el asfalto. Y sin pensarlo dos veces aceleré hasta el fondo… Iba a 70km/h (lo que aguanta el carro antes de empezar a temblar y amagar con apagarse) pero sentía que me estaba comiendo la vía, que la autopista me pertenecía… o al menos el canal derecho pues.

No obstante siempre me olvido de algo: es el canal derecho donde se encuentran la mayor parte de los huecos de gran tamaño en la autopista. Por un momento me olvidé que estaba en una carrera desenfrenada y loca (más bien loca más que desenfrenada…) y empecé a darme cuenta que estar en este canal era lo más parecido a rodar por una ruta troncal en medio de la selva. Cuando traté de cambiarme, me arrolló un camión que iba rodando a 180km/h por el canal rápido… lo que quedó de mi carro no fue mucho, ya que en realidad tampoco era mucho lo que había que rescatar. Lo siguiente que recuerdo fue una ambulancia y varios fiscales de tránsito acercándose a ver como estaba.

Cuando les dije que era lo que trataba de hacer, solo se murieron de la risa en mi cara, me pusieron una multa y me remolcaron el carro. Luego les pregunté que si alguien me podía llevar a un hospital porque me dolía la cabeza y me montaron en una patrulla, pero al llegar al hospital me cobraron la carrera…

Hoy estoy acostado en mi cama con la cabeza vendada y un yeso en el brazo izquierdo. Recordando los incidentes de anoche, me di cuenta que los que como yo intentamos hacer eso, ¡somos los mismos cretinos que de niños nos partimos una pierna o un brazo cuando saltamos de la cama después de ver Superman y nos amarramos una toalla roja en el cuello! así que mejor me pongo a ver otro tipo de películas.

Hey que bueno… está comenzando una película de unos ladrones de bancos…

Ummm…  ¿Qué banco hay por acá cerca?

 

 

No soy un perro… soy un Lobombre (Conversa de despecho con un Hombre Lobo en la barra de un bar)

Una de esas típicas tardes en las que salgo agotado del trabajo. Uno de esos bares típicos en los cuales los viejos se sientan en las mesas a jugar domino y en la televisión te ponen el fútbol local o español para que te desestreses mientras te tomas tu cerveza relajado y compartes con gente a la que en tu vida has visto y quizás no vuelvas a ver una vez que pagues la cuenta y agarres el metro.  Para cualquiera, esa es la tónica de un bar de esta ciudad, siempre que no sea buscando sexo; En cambio yo, siempre ando en busca de historias que nutran este blog… y una cervecita que me refresque del calor y ahogue las penurias del día en el trabajo.

Cierta tarde fui a un local a defenestrar mis males, cuando al lado mío se sentó un tipo muy peludo y con cara de perro (literalmente cara de perro) que pidió un whisky doble, sin reparar en el precio ni nada por el estilo. Yo trataba de hacerme el loco, pero la verdad sin querer la mirada se me iba para tratar de examinar el aspecto de este sujeto: cara de perro cacri, manos como garras, camisa de cuadros medio escoñetada y jeans sucios… y no llevaba tobo con herramientas, así que obrero de construcción no era. Que tipo más extraño vale…

Entre una y otra el personaje en cuestión volteó y se me quedó viendo fijo. Por un momento pensé que me arrancaría la cabeza, porque lo descubrí: Era un hombre lobo! Pero no, muy al contrario, en tono divertido, me preguntó

–          ¿Tú no eres el tipo que entrevistó a un vampiro en su blog?

–          Pues sí, soy yo.

–          Oye hermano, admiro tu trabajo, pero de verdad no me siento de ánimo para hablar sobre la     vida mía.

–          No vale, descuida hermano, lo que pasa es que no es común conseguirse con un hombre lobo cuando ya previamente he hablado con un vampiro. Es como una coincidencia rara, pues

–          Ya va chamin, para empezar: no soy un hombre lobo, soy un Lobombre

–          ¿Y cómo es eso?

–          Mas lobo que hombre pues! ¿No ves lo peludo? Esa vaina no es falta de presupuesto para afeitadoras, te cuento…

–          Ah ya… y si tienes ese “atractivo” especial, ¿qué haces aquí solo tomándote un trago con esa cara?

–          Bueno chamin, como todo el mundo, a veces a uno lo dejan las mujeres… asi seas un Lobombre

–          Ah coye, lo siento vale… pero y ¿te dejo por loba?

–          No, en realidad ella no era loba, solo medio perra. Claro, me acuso a mí de ser un perro sucio y eso duele

–          ¿Qué? No vale, que perra… si me permites decirlo, eh

–          No, tienes razón. Hay cosas que duelen pana. Por más que sea, uno es un tipo que se despulga dos veces por semana y no baila reguetton

–          ¿Y por qué no bailas reguetton?

–          No me gusta el perreo…

–          Ah, ok

–          Bueno y como en ocasiones uno anda ladrando, pues no está fácil salir así

–          Esa es otra

–          Pero lo que me molestó es que me dijera que soy un perro. Chamo, no es lo mismo ser un perro que un lobombre. Uno tiene sus sentimientos, uno no es un perro de la calle para que lo traten así.

–          No, es cierto

–          ¡Claro que lo es! ¿Acaso yo la criticaba a ella porque le pelaba los dientes a otro tipo? No. A pero si yo le pelaba los dientes a alguien en la calle, si me paraba un zaperoco porque decía que yo actuaba de manera descontrolada y sin ningún tipo de buena actitud. ¿Qué culpa tengo de no poder tener los reales para pagarme una ortodoncia? ¿Acaso por eso me tiene que tratar como un perro? No es justo…

–          Es cierto hermano, es verdad…

–          ¿Acaso por ser un lobombre, cree que soy del perraje? No vale no.

–          Claro, la cosa no es así tampoco…

–          Además, ¿Qué culpa tengo yo que mi padre haya sido perrero? Por más que sea, yo si me preparé. Yo he asistido a todos los cursos de César Millán, tooodos.

–          Y  tan preparado, que, por lo que veo, no andas tan ladrando

–          No vale, para nada. Claro, hay días en los que amanezco de malas pulgas, pero como a todo el mundo le pasa. Además no soy un poodle chico, ¡soy un Lobombre!

Y mientras me contaba su triste historia llena de pelos y pulgas, pagué mi cuenta y lo dejé con sus cavilaciones. Dentro de todo, me di cuenta que no es fácil ser un lobombre en una ciudad como esta…