La triste muerte del huevo…

Era una mañana como cualquier otra. Una mañana soleada de noviembre.

De esas que te invitan a sonreír…

De esas en las que despiertas con ánimo y emoción…

Hasta que sabes que el único huevito que tienes, está muerto!!!

 

Es difícil de comprender y de aceptar. Tu te levantas pensando y contento porque, luego de tantas mañanas esperando este día, al fin podrás usar tu huevito.              Tu esposa te ha dicho la noche antes con mucho cariño “Amor, mañana en la mañana me provoca huevito” y tu te llenas de regocijo porque podrás darle lo que habías reservado para ella, solo para ella.

Pero la realidad te azota en la cara, cuando luego de acicalarte y arreglarte, vas a la cocina donde ella te espera con su bata de dormir, te mira a los ojos y te dice: “Cariño… el huevo esta dañado”

Sientes que es el fin, que no hay nada más que ofrecerle…

 

Pero no lo es todo. Por más flojera que me dé, ahora tendré que hacer mezcla para panquecas!!

 

 

 

 

En el bar con Cupido…

Imagen

Era una noche como cualquier otra, tranquilo en la casa leyendo cuando de pronto suena el teléfono y es un barman amigo mío de un tugurio en Caracas que me llama y me dice “Hermano, te tengo la entrevista que esperabas… adivina quien vino despechado a  la barra? Cupido en persona!! Vengase ya!!”

Presto y emocionado, me dirigí a tan interesante encuentro…

 

Una entrada lúgubre, un local de esos que pueden deprimir hasta a un vendedor de Herbalife súper motivado! Toqué tres veces la puerta de madera un tanto roída por el desgaste y me abrió una “linda” anfitriona (en realidad parecía que la hubiesen despertado de entre los muertos con un palero en lugar de haberla contratado con un anuncio clasificado) Ella me señaló donde se encontraba la barra y ahí lo vi. Esperaba encontrarme con el clásico angelito de  carita sonrosada y regordeta, cabello de rulos dorados, culito regordete (o pañal cuando menos..) alitas simpáticas y prístinas y su ya conocida mochila con flechas de amor. No obstante el desolador panorama que vi de un ángel con las alas sucias y llenas de humo de carro, con el cabello sucio que en un tiempo fue dorado, la cara lánguida y la piel seca y cetrina aunado a que en el cinto llevaba una pistola automática, me dio la idea del camino que tomaría la entrevista si no me sabía conducir con precaución.

–          Ehh… hola! Como está la vaina Cupido? Me puedo sentar acá?

–          Quién eres tú? Qué quieres?- me respondió con la mirada desorbitada y con aspecto de paranoide.

–            No nada, tranquilo. Vengo en son de paz! Verás, soy escritor de un blog y entrevisto a celebridades y personajes para      contar sus historias pues y me preguntaba si me permitirías hablar de ti en mi próximo post.

–          Ah, ya… eres el tipo que entrevistó al Lobombre… dale bro, siéntate. Tienes cigarros? Ya me bajé la caja…

–          No amigo, lo siento ya lo dejé! Pero pídele al de la barra, él se que tiene.

–          No!!! En la barra me están vigilando… por eso estoy aquí de incógnito, que nadie sepa que estoy aquí – Me respondió con más cara e’ loco que antes.

–          Ahhh… mira y cómo es eso que te están persiguiendo?

–          Tú no te has dado cuenta que se acerca el 14 de febrero? Todo el mundo tiene que ver conmigo y me culpa de sus desgracias!!  Por eso renuncié y ahora me dedico a esconderme hasta que haya material para poder sacar el pasaporte y salir de esta vaina!!

–          Ya va, pero tu no eres un angelito? Para qué necesitas pasaporte si solo necesitas volar al cielo y regresar a tu nube o donde sea?

–          Volar? Que, acaso estás metiéndole a la droga papa? No hermano, ya no se vuela al cielo si eres un ángel en servicio. Ahora tienes que agarrar un vuelo a Roma y de ahí agarrar un autobús hasta el vaticano para que puedas hacer audiencia con el papa y así es como te dejan entrar.

–          Ok, entiendo, pero mi punto es: porque te quieres ir así no más de acá?

–          Pana, ya la gente no cree en el amor! No hay dólares para comprar regalos ni materia prima para los chocolates, las flores se están resecando por el calentamiento global y los motorizados te llevan por el medio si estas a punto de cruzar la calle para encontrarte con una parejita!

Y fue cuando empezó a contarme la triste historia…

Yo solía ser un angelito de lo más simpático, así como me solían pintar en los retratos. La cosa iba bien hasta que empezó a aparecer el instagram, el facebook y las demás redes sociales y entonces cuando intentaba flechar a alguien solo me ponían un #FuckYouAngelito y vainas así. Me acusaron de acoso, de invasión a la privacidad, de abuso de autoridad. Me citaron a tribunales por flechar a la gente sin permiso y todo el mundo empezó a echarme en cara la culpa de sus fallas sentimentales! Como si yo tuviera la culpa de que un tipo se babeara por una prepago y pretendiera que le fuera fiel o la que se enamoró de un papeao de gimnasio y pretendía que el espejo fuera de ella nada mas… Pana, no es mi culpa que le echen el ojo a cualquier bodrio!!

El punto es que después la gente empezó a acusarme, fue cuando vino el gran boicot: unos que si diciendo que yo era un pasado de moda, que si yo con las flechitas, que si a perseguirme por ahí a darme patadas, echarme el carro, mujeres divorciadas queriendo matarme… las flechas se hicieron insuficientes y fue cuando tuve que buscarme a un jibaro que me diera una pistola para defenderme. Así que ahora los dejo y me voy pal’ carajo!! El que se quiera arrejuntar que lo haga y el que se quiera quedar solo como lata en puerta de licorería que lo haga! Ya hablé con el Niño Jesús, al que delataron en diciembre en una cadena, y vamos a pagar un gestor para que nos dé el pasaporte e irnos de acá.

 

Y en ese momento, la anfitriona se nos acercó y le dijo a Cupido que había un señor en la puerta preguntando por él. Después de su ataque de pánico, nos dimos cuenta que era un oficial de migración que venía con un muchachito (el niño Jesús) y le dijo que ya todo estaba arreglado, que cogiera sus vainas y que se iban ya.

El pasaporte falso decía que se llamaba Ilich…

Continue reading “En el bar con Cupido…”

Poema de amor de un parquero de centro comercial con macroglosia

Macroglosia

 Trastorno en el que la lengua es más grande de lo normal (en posición de reposo protruye más allá del reborde alveolar), generalmente debido a un aumento en la cantidad de tejido. La macroglosia puede causar anomalías dento-músculo-esqueléticas, crear problemas en la masticación, fonación y manejo de la vía aérea e inestabilidad del tratamiento de ortodoncia o cirugía ortognática                         

(¿?¿?¿?¿?)

Fuente: Wikipedia ©… de bolas!!

Traducción:

La macroglosia es esa anomadía que hadce qued da gente hadble como Feddy Bednal, Dos Tedletubbies o ed hedmanito de Mafalda….

Fuente: El Autor de Delgadeces ©+®=yo … de bolas!!

Nota:

 Wikipedia © y El Autor de Delgadeces ©+®=yo, no son familia. “…de bolas” no es un apellido, solo es una afirmación… de bolas, no?

Fuente: No hizo falta…

 

Mi siempre enamorado de la vida y primo hermano Eusebio Graffico, poeta y profesor de letras, enamorado de la vida y de su novia, quien por cierto lo abandonó, nuevamente engalana los espacios de este nuestro blog, con relatos e historias de amor que alientan los corazones y llaman a Cupido… quien en ocasiones, lo ha escupido…

 

Queridos amigos de Delgadeces:

Siempre consecuente con el amor y las bellas maneras de expresarlo, les remito a continuación un recital de poesía, no oda, que escuché de un parquero de un centro comercial recientemente.

En breves palabras, la historia es así…

Estacionaba yo en un centro comercial capitalino, cuando vi a cierto joven parquero reclamándole airadamente a una pareja a mi lado. El joven repetía de manera vehemente, pero con dulzor en su expresión y su hablar, que no podían permanecer en el vehículo “dándose bedsitos y cadicias” La joven pareja se reía y mofaba del joven cuando finalmente se retiraron, mientras él, con rabia me decía que hablaba así por “tened un plodema en da dengua” pero que era poeta de alma y corazón. Me mostró entonces su libreta de poemas, de la cual, previa autorización, extraje este, dedicado desde lo más inspirado de su alma y con las musas en torno, a una chica que vio “en ed edtacionamiendto hadce podco”…

 

 

 

Mi codazon badjo tieda

Díaz atadz te vi estacionad, cedazte de tu caddo la puedta y ni vodteazte a midad                 Manejadbaz dezastodzo, lo ze, pedo no impodto en ed fledchazo que llevé                                          Vodaste ed detovizod dedecho y dayaste una mica, azi como end mi adma poduziste una indmenza zondiza.

Zolo zoy un padquedo, pedo te doy mi codazon, que ented cucadachaz y zmog no dizipa su amod      Tu cabedllo dubio, tuz peztadñas dizadas y tu amplia zondiza me dejadon de padablas decodtadas. No me impodta tu impudencia, tampodco tuz desatinos, yo lo único que dezeo es estacionadme contigo, y vivid a tu dado dándote conzedjoz de do impodtante que es conducid y cuidad los ezpejoz …

Adgun día te vodvede a ved, antes que cambie mi guaddia, espedo que pueda zed, y entoncez escuchad tu voz tan padticulad, ved tus lindos ojos cual aguita de mad.                                             Zentid eld odol de tu cabello y ved tus hedmosos dientecitos, que deben sed tan tiednos como tusd blandcos piezitos, de godditos puldgades y dudces andades.

Hedmoza conductoda, eztaz en mi cabeza a padtid de ahoda, no hay un zegundo en mi jodnada, que no anhede odtda de tuz chocadas, pada poded auxidiadte con afecto y esmedo, y decidte, aca bajo tieda, cuanto es lod mucho que te quiedo…

Presupuesto de Boda para un matrimonio Tukky

Estimados señor Wilkenson Brucebuilis Rafael Garcia y señorita Yexisiudimar Britnispir Pérez:

Para nuestro refugio es un honor poder presentarles el siguiente presupuesto para la realización y/o efectuamiento su enlace matrimonial en santo matrimonio a efectuarse en el próximo mes en curso consiguiente.

Es por tal motivo, que nos sentimos en honroso deber de detallarles la consabida relación del presupuesto solicitado para con nosotros mismos en persona pues cuestión y tal:

Alimentos y Jarte:

Mesa de Quesos: la cual incuye inclusivamente:

  • Queso llanero
  • Queso e’ mano
  • Queso de mercado popular (limpiecito y recién lavao)

Mesa de Hembutidos:

  • Mortadela
  • Morcilla
  • Chinchurria (de la buena, traída del junquito)
  • Jamón de Mercal

La Culda

  • Hescorche de anís para todo el barrio
  • Hescorche de ron para los panas
  • Doce cajas de birras
  • Limoncitos varios
  • Yelo bien frio

Aspectos de meticulosidad varia

  • Decoración de piolines para el salon (son bulda de tiernos)
  • 12 cartones para la señora que vende cigarros detallados
  • Mata cucarachas (hay culda y comida, siempre se cuelan)
  • Servicio de bailet parquin para motos

Música cartel

  • Salsa baúl
  • Vallenato
  • Bachata
  • Regueton puyuo

Cualquier variación o cambio, le agradecemos notificarlo con tiempo porque si no nos engorilamos, nos rebotamos y ya sabes como es.

Asoc. Civil Cooperativa Agencia de festejos “Deglute”

Leydimar

Presidenta.

Romance Tukky

Mi estimadísimo primo hermano Eusebio Graffico, poeta y profesor de letras, enamorado de la vida y de su novia, quien por cierto lo abandonó, vuelve a contribuir en este bien amado blog, con un post  que repercutirá en el alma de todo aquel que en algún momento de su vida haya experimentado el amor… bueno, o lo que sea que experimentan los personajes de este post…

El amor, ese sentimiento tan hermoso que hace nublar las mentes y desatar las locuras. Como lo definió Napoleón Bonaparte: Una tontería hecha por dos. Lo definió Abraham Maslow, Matthieu Ricard y tantos otros sabios contemporáneos… pero ninguno jamás experimentó lo que es la sublimación del amor en una plaza caraqueña. Solía pensar que Cupido, ese hermoso putto que con sus doradas flechas y vendados ojos plenaba los corazones, apuntaba sin mesura a los humanos para inundarlos de amor, pero recientemente me di cuenta que su derivación venezolana ha hecho ver que Cupido en Venezuela anda con una pistola de alto calibre, gorra de medio lado, lentes oscuros y no va volandito por ahí, sino en mototaxi.

La historia es la siguiente…

Él estaba nervioso por verla. Se miró al espejo después de ponerse sus zapatos nuevos comprados en el mercado de Capitolio y se dijo a si mismo “Esta es la noche en la que pol fin vas a jundile todo a la menol, Jonayker Albelto” Se echó una buena dosis de su esencia de perfume Dulce Gabana comprada en el autobús del terminal de La Bandera y se montó en el metro. La angustia le dio por acicalarse en todo momento: acomodarse la gorra de medio lado, poner la visera mas plana que la línea del horizonte, limpiarse las uñas con el ticket de metro, limpiarse mejor las orejas con las llaves de la casa… cosas así. La espera en un banco de Plaza Venezuela no fue fácil. En el Ipod que consiguió por intermedio de un pana jibaro de por la casa, no paraba de sonar lo más selecto y granado para el amor, el soundtrack de la pasión: Aventura, El Delfìn, Los sádicos del vallenato… romance al 1000%

Finalmente, ella llegó. Se veía deslumbrante! Era una mezcla de dulzura blanca con sabor del color caribeño (Es decir, negrita con extensiones amarillas, parecía más una morcilla con Splenda que un ser humano… pero enamorada al fin!) A él le temblaban las manos cuando le entregó una estampita de Piolín que rezaba una tiernísima frase, de puño y letra del tórtolo: “Te amo porque te prefiero antes que un concierto de El Buenon” Eeeeeso es amoooor!!!

Caminaron tomados de la mano, como si el mundo no importara, como si todo el boulevard de sabana grande ida y vuelta se hubiese desaparecido y solo existieran ellos dos caminando tomados de la mano. Luego se sentaron cerca de la fuente de Plaza Venezuela, donde escucharon algunas canciones que, procedentes de los equipos de sonido de las busetas en la parada, llenaban el momento de música románt… bueno, de la música que les gusta, digamos. Entonces ella sacó de su bolsito una toallita húmeda y sin mediar palabra comenzó a acariciar el rostro de su amado  para luego, con su dulzura y candor sin igual, comenzar a extirpar las espinillas de su rostro, mientras el retozaba en sus piernas viendo el atardecer…

Pero como el dolor se acerca mucho al placer, el momento de la purulenta y tierna escisión facial, dio paso a una serie de caricias y contoneos apasionados, al ritmo frenético del regueton más puyuo que pudieran escuchar de los alrededores.. y ahí llegó la propuesta de entregarse al amor carnal de manera desenfrenada y sin reparo alguno. Él la llevó tomada de la mano a donde su pana Yeikelman (hermano del alma, de compartir la misma botella de anís todas las noches en largas e interminables tertulias y disertaciones) quien les alquiló, por cincuenta bolívares, media de Anís y tres cigarros detallados, un espacio en las escaleras de un refugio de una céntrica zona de Caracas…

Y fue ahí entre chiripas y ratones, mosquitos y cucarachas se entregaron al amor desenfrenado y desmedido, subli… bueno, tierno y lleno de pasi… no, en realidad con un exceso de hormonas y ganas descontroladas.

Suena bizarro, e incluso de poca monta, pero es amor, amor del puro. Un amor desenfadado y que lleva en el chaleco fluorescente de MOTOTAXI la fecha en la que ambos se amaron y fueron tres.

Mi primera vez… Y la última (No me gusto)

Hace un par de días, alguien me pregunto: ¿Cómo fue tu primera vez? Yo le dije: HORRIBLE!! Es más, espero nunca más tener que pasar por eso. Fue la primera y la última vez.

Les detallo con calma…

Recibí una llamada en medio de la noche y me dijeron: “Tienes que ser tu… mañana te espero” Mi corazón se aceleró como nunca antes, no podía creer que me hubiesen elegido… es más no sé porque yo era el único candidato de miles de opciones! Sin embargo no me angustie más y dormí tranquilo.

La mañana siguiente solo me tomé un jugo y me dispuse a salir a enfrentar este momento tan importante. Cuando llegué, ella estaba ahí esperándome… En esta circunstancia, la imaginaba diferente a como me la habían pintado mis familiares, porque si, así como se lee: yo no era el primero de la familia que caía en sus manos… pero no me importó.

Llegué y el sitio donde ella me esperaba era un poco frio, pero al ver las sabanas blancas y el sitio me empecé a relajar y decidí dejarme llevar. Me quité el sweater y dejé que ella hiciera lo suyo, yo confiaba en ella… sin embargo ahí fue que empezó lo terrible!! Yo me sentía confiado por sus cálidas manos, pero de pronto me lo agarró como si fuera una bestia salvaje en el pleno momento de la cacería. Era como una leona masacrando una pobre cebra!! Me lo agarró y me lo apretó con tanta fuerza e intensidad que no pude atinar a quejarme siquiera. Luego comenzó a extraerme todo y sentía que el mundo se me venía abajo… que todo me daba vueltas… que las nauseas me asaltaban y nada podía hacer! Yo le pedí, con voz casi imperceptible al estar al borde del desmayo, que parara, que no podía soportarlo más… ¡que me estaba desmayando! Pero ella insistía en sacarme y sacarme y solo me dijo con firmeza: Te dejaré cuando acabe con lo que necesito, así que aguanta carajo, sea un varón. Pero es que no podía más, era un desvanecimiento total lo que sentía… en medio de mi angustia y mi debilidad por todo lo que me sacaba esa mujer, trataba de pensar en algo que me hiciera sentir mejor, pero es que era imposible desde todo punto de vista.Sentía que ella se reía de mí y me veía como un indefenso bicho a merced suya y de sus despiadadas actividades. Pensaba en mi padre y mi hermano mayor que me dijeron: tranquilo, ella lo hace fácil y llevadero. Todo va a estar bien, deja los nervios, y sentí ganas de matarlos por haberme engañado de tan vil manera.

Finalmente, me lo soltó y dejó de drenarme. Con la poca fuerza que quedaba en mí, abrí los ojos, miré a mi alrededor y vi todo lo que me había sacado y casi vomito: ¡era como para morirse! Ahí fue que se me fueron los tiempos y me desmayé, quedando más pálido de lo que ya estaba en el transcurso del día.

Cuando recobré la conciencia, un algodón con alcohol estaba en mi nariz y un vaso de jugo a mi lado… y la macabra sonrisa de esa mujer mirándome y, entre risas, diciendo: ¿Que paso? ¿Te desmayaste? Estás pasado de mamita chico… nada como tu papa y tu otro hermano, esos si son unos duros… ponte tu sweater cuando agarres algo de color, voy a atender a alguien más…

Criminal… Cruel… Desconsiderada… ¡FALTA DE TACTO!

Ese día no atiné a nada. Solo llegué a la casa y me acosté con una debilidad tal que no podía ni levantar la cabeza, mucho menos mantenerme en pie. Sinceramente, esa enfermera fue una degenerada: ella sabía que era la primera vez que donaba sangre. Que lo hice porque mi familia me lo pidió porque mi hermano tenía las plaquetas muy bajas producto del dengue y que ya mi hermano había donado sangre… ¡¿Qué le pasa vale?! ¡¿Es que acaso no se da cuenta que todos tenemos una primera vez en la vida para donar sangre y que eso no es juego de carritos?!

Mi brazo quedó con un morado espantoso por tres días, por culpa de la manera salvaje y cruel en que lo agarró; mis venas ardían todavía por la sacada del litrón de sangre que me sacó; dos días después, todavía sentía el desvanecimiento, por culpa del sangrero que me drenó la muy desgraciada, que ni siquiera me informó cuánto sería ni que sentiría posterior al proceso de donación de sangre… y de paso se echó a reír en mi cara y se burló de mi diciendo que mi papa, quien había donado sangre el día anterior, era más “duro y valiente” que yo…

Esa mujer no tiene sentimientos pana, ni siquiera porque me conoce desde niño y es la mejor amiga de mi madre, que me llamó en medio de la noche para confirmarme que sería yo quien le donaría sangre a mi hermano, pudo tener algo de dulzura conmigo en ese momento tan difícil… no hay derecho. Lo que hace uno por los hermanos…

Así que, amigos míos, así sea para un familiar demasiado cercano… NO PIENSO VOLVER A DONAR SANGRE!

FUE MI PRIMERA… Y ULTIMA VEZ…

Una Boda Real, Una Boda sin Real

Siempre que hay una boda eclesiástica, ya es tradición dentro de los dogmas de la iglesia, que el sacerdote le pregunte a los novios si desean seguir adelante con el acto matrimonial. Pero, viendo el enlace real entre el Príncipe de Inglaterra y su consorte, ¿Quién en su sano juicio diría que no?

Como estudioso de estos temas trascendentales, me detengo más en la ceremonia y sus intríngulis, que en el hecho de la vestimenta, los invitados y demás detalles. Comenzamos…

La abadía de Westminster se viste de gala en cada ceremonia en la cual la familia real esta en pleno, incluso cuando de funerales se trata, pero en el caso de una boda (vaina rara que se dé, por cierto) la cosa pasa a mayores. Es curioso que casarse en estos días para cualquier común mortal es cosa que toma mas de un año de preparación y más de seis años de ahorrar, pero aun asi se casan… en cambio esta gente que tiene la casa ya regalada, los reales para la recepción, una abadía para ellos solitos y todo lo demás, sea una vaina cada veinte años.

Algo que me resulto absolutamente loco fue cuando el obispo de Londres preguntó: ¿La(o) aceptas en la riqueza y en la pobreza? ¿¿PERO QUE CLASE DE PREGUNTA LOCA ES ESA?? ¿Cuándo en la vida verán que un príncipe heredero de una corona como la británica pueda caer en la pobreza? Si acaso de espíritu…

Pero si comparamos la boda real del príncipe heredero de la corono británica, con la de mi hermana mayor que lo que hará será heredar las deudas de mi papá, veo muchas similitudes:

–          Así como Kate y Guillermo, mi hermana y su esposo también vivieron juntos, bastante que le dieron “a aquello” e igualito se caso vestidita de blanco y con velo.

–          Mi cuñado también se vistió de rojo para la boda. Si, se tuvo que dejar de la pendejada de estar marchando por cuanta cosa Dios creó y se tuvo que meter a chavista porque ya tenía seis años desempleado.

–          El carro de los novios era tirado por dos caballos. El de mi hermana también. Claro, la diferencia está en el hecho de que el carro de mi hermana se quedó accidentado de camino a la recepción y dos campesinos en sus caballos fueron los que los auxiliaron…

–          Cuando ellos se casaron, también habían cientos de personas en la entrada esperando que los novios se asomaran. Eran un poco de arroceros y coleados que esperaban que o bien mi hermana, o bien mi cuñado, los dejaran entrar a caerse a whisky y comer tequeños.

Pero no todo es tan malo, después de todo. En realidad no es tan fácil la vida que les toca a los nuevos esposos, ya que ahora tendrán que lidiar con la difícil tarea de no hacer nada, no lavar los domingos, no revisar anaquel por anaquel en el automercado a ver si consiguen atun, pasta de diente, aceite y demás cosas que merman por estos días.

Los príncipes reales tendrán un año sabático para poder disfrutar con calma de su vida de esposos, lejos de las presiones de palacio, y su primer viaje (como casados) será a Canadá. En el caso de mi hermana, pues también se tomaron un año sabático: durante un año las respectivas suegras no supieron nada de ninguno de los dos, porque fastidian tanto, que se mudaron y no les dieron la dirección. Y como los nuevos casados de la corona, pues ellos también se fueron a Canadá. Ojo, aclaro, no Canadá , la Columbia Británica, al norte de América entre osos y castores, no. Ellos fueron a parar al Hotel-posada Canadá, un hotel de medio lucero (puesto que su baja calidad no les daba para la primera estrella aunque sea…)

Pero después de todo y viendo las abismales diferencias que incluso pecan de incongruencias, pues nos topamos con un punto en común: el amor. A Kate no le importó (dicen) que Guillermo fuera el heredero de la corona, solo le pedía que la quisiera. Mi hermana no tiene inconvenientes en no vivir en un castillo, que sus súbditos reales sean eventuales cucarachas en el baño y chiripas en la cocina y que su esposo se tenga que partir el lomo nueve horas a la semana, así como ella, para poder construir su castillo, pero es ese inexplicable y loco sentimiento el que los hace sentir que son felices, como los mismos príncipes… y quién puede negarlo? Por eso son los votos de “..en la riqueza y la pobreza, en la salud y la enfermedad…”

… y fueron felices… incluso hasta el próximo mercado o fin de quincena.

Funerarias y temas sombríos

La gente siempre siente una aversión muy natural a hablar de la muerte. Es natural y lógico por el temor a lo desconocido.

Podemos suponer que la cosa allá es buena, puesto que nadie se ha regresado para decir lo contrario. Podemos, de igual forma, suponer que la cosa allá es mala, pero el asunto está en que nadie nos asevera que así sea.

En todo caso, la muerte es, así suene trillado, lo único seguro que tenemos. En cierto tiempo trabajé en asesorías para una empresa aseguradora y recuerdo a una cliente muy renuente a adquirir un seguro de vida. “¿tu como que quieres que yo me muera?” era lo que me decía, a lo cual le respondía que era lo último que deseaba: si la señora moría, ¿quién pagaría mis comisiones por sus pólizas? Morir es un trauma y un sustico en el estomago que todos tenemos siempre, pero cuando es uno el que está del lado de los que se quedan en esta acera, no es facil encarar la muerte… mucho menos cuando es con deudos pintorescos!

Años atrás, cuando falleció mi anciana tia Cleotilde, medite y cavilé en los temas que a continuación en mi relato plantearé:

Fallecida mi tia, viuda y sin medio, no falto el caradura que dijera “Que bolas… pobre vieja murio de la manera que murio y los hijos ni pendiente…” Lo curioso es que Cleo (por afecto le llamabamos así) no tuvo hijos. En este punto me detengo en una de las especies que vemos en las selvas funerarias: HABLA PAJUS ERECTUS. El Habla Pajus Erectus, es una especie de esos que se yerguen con prepotencia al llegar a los funerales, con mirada alicaida y rostro compungido, de palabras y pésames sombríos y con una dosis de moral altísima como para recriminar a los que allí se encuentran… pero no conocieron al difunto. Resulta que esta especie, es amigo del primo de un vecino de la tía que vivía hace aaaños al lado de la hermana de una amiga de la difunta; Es decir, Nadie.

Meditabundo después de los primeros rezos, me tope con otra sub-especie: PUTITUS MORTUORIUS. Las putitus mortuorius, son aquellas sobrinas, ahijadas, primas lejanas y demas nexos parenterales, que no pelan una circunstancia tan sensible como esta para echarse en los brazos de todos los tipos de la funeraria que no estan ni malosos para sus gustos, más en una actitud de “BESAME!” que de recibir un pésame. Suena estrafalario, lo se, pero mientanse a Uds. mismos al leer estas líneas, y diganme que nunca se encontraron en el funeral de algún pariente, en el cual llego una prima lejana (no por nexo, sino porque se aleja de la familia) llorando por las esquinas, con unos lentes negros inmensos y un escote prominente, o vestida de riguroso negro… pero con shorts, y que no peló la ocasión para que algun piadoso visitante la consolara en su hombro y sus brazos…

Pensando un poco más en los festines del Hades, me topo con otra especie, un poco más jocosa, pero igual de pintoresca: BURLESCUS MORTUS. Los burlescus mortus, son los impelables amigos de la familia y primos que no pierden la ocasión para contar algún chiste, anecdotas graciosas, o incluso penosas, del difunto pero con toques graciosos y que después de tanto chiste y carcajadas contenidas te invita a tomar unos tragos “en honor al muerto, tu sabes pues” Claro esta, suelen ser tan prudentes y cautos que los comentarios y convidadas a beber las hacen justo al lado de los deudos más directos del fallecido quienes los miran con los leones de Animal Planet, a lo cual estos no hacen el más mínimo caso…

No podía evitar conseguirme con las tia abuelas y demás miembros del clan del cotilleo que conforman la siguiente especie: CHISMOSUS CURIOSUS ET ENTREPITUS. Esas que no fallan en pasar al lado de la urna y decir, como gran comentario, “chica, pero si es que quedo igualita!” Coño, y a quien se debería parecer? Esas mismas, son las que se ponen entre susurros y murmullos en una esquina a mirar a cada uno de los miembros de la familia y empiezan a preguntarse, quién tiene más cara de muerto que el mismo difunto y cuál de las sobrinas que está llorando al lado del novio “ya llevó julepe y está preñada por la forma en que pone la nariz cuando traen otra corona” ¿Y es que acaso esa sobrina no puede ser alérgica?

Entre tantas personas y gentes que vemos, no falta el que se presenta ante nosotros como el afligido del año, el que pasa de silla en silla dando el pesame a todas y todos con una intención tal que arranca lágrimas, provoca abrazos eufóricos y arranca gritos de “se me fueee, se me fueee” por ese carisma angelical que desborda al momento de solo pasarte la mano y abrazarte; sientes por un momento consuelo, en otros dolor desgarrado, pero sabes que esa persona es como un ángel que llegó a tu lado en el momento más difícil de la sombría y triste velada… pero que no tienes ni la más peregrina idea de quién es ese carajo! Hasta que resulta que empieza a preguntarte “Y, ¿de qué murió el señor Francisco?” ¿Cuál Francisco chico, si estamos en el velorio de Cleotilde?” Resulta que el pobre estaba equivocado de capilla e iba para al lado, donde velaban a su difunto jefe…            Esta especie es la que denomino ANGELICALIS ERRATICUS PESAMENTERICUS. Te dan un sentido pésame, que luego más bien sienten que les les pesa en la cara.

Nunca falla aquel que nunca llamó a la pobre difunta; una que otra vez pasó un 31 con ella, solo porque iba de paso por la cocina a buscar una botella y perderse con los panas; la pensó en llamar el año pasado en su cumpleaños pero se le pasó por alto porque estaba en Margarita con unos culos y bueno, se le olvido pues!; ni por asomo la visitó, pero siempre iba a casa de unas “amiguitas” que vivían dos casas más abajo… pero recuerda y comenta a todos los presentes lo sabrosas que eran sus arepitas de queso, lo adorable que era al teléfono y lo mucho que la va a extrañar… Solo que se lo cuenta a los extraños porque la familia sabe que la vieja era una ogra, no cocinaba y ni se acordaba del nombre de su sobrino… Esta especie es el CHORONI AFECTATUS

Después de ver tanta gente rara, llegué a la conclusión de que morir, no es tan malo. Después de todo, la tía Cleotilde era una señora amargadísima que vivía rodeada de sus gatos y poco le interesaba que la visitaran o no, porque le bastaba con sus gatos; Que era imposible escucharle palabras dulces y verla sonreír porque era tan amargada que ya a los 30 parecía de 60;               que fumaba como guardia nocturno de vigía y apestaba a naftalina con belmont y que le cobraba a los hermanos la cerveza que le brindaba cuando la visitaban en el infernal calor que hacía en la zona donde vivía… pero que después de todo, al final, todos hablaron cosas lindas de ella y recordaban con afecto sincero lo simpática que era con sus repelencias.

Pensé entonces en mi propia muerte y de solo imaginarme todo ese desfile de personajes curiosos, recordé al gran poeta Aquiles Nazoa, cuando decía en su poema “Amor, cuando yo muera”

Amor, cuando yo muera no hagas lo que hacen todas;
no copies sus estilos, no repitas sus modas:
Que aunque en nieblas de olvido quede mi nombre extinto,
¡sepa al menos el mundo que fui un muerto distinto!

Piropos… o mas bien “Del amor con otros demonios”

Este post, se lo debo a mi estimadísimo primo hermano Eusebio Graffico, poeta y profesor de letras, enamorado de la vida y de su novia, quien por cierto lo abandonó, pero que me pareció interesante de compartir con Uds.

Que cosa resulta más sublime para una persona que recibir un piropo. Es una manera sutil y dulce de halagar con palabras lo que los ojos aprecian, y de enaltecer las virtudes y cualidades que vemos en otra persona cuando nos impacta de una forma u otra.

Los piropos pueden ser dulces y empalagosos, como por ejemplo “Que hermoso color canela tiene tu piel morena, como esa azúcar que endulza mi café” Otros pueden ser de un coqueteo gracioso  “Como prefieres que te despierte mañana, con una llamada o con el codo?”

Cierto día, cercano al día de los enamorados, iba yo con una pléyade de ideas para regalarle a mi novia: una cena romántica (trillado, pero valido) una salida al cine y luego a degustar un buen vino, una tarde en casa sin inventar mucho pero comiendo delicateses gourmet y tomando unos cocteles… en fin, mil ideas. Estaba muy inspirado en mi camioneta pensando en mil lugares e ideas, dejando volar mi imaginación con el romance arrollador que hervía en mis venas, sin embargo, me he topado con la terrible pesadilla de ver a un colector de buseta de una larga ruta caraqueña pidiéndole consejos al chofer, su pana, su mentor, su maestro Yoda en el arte de la seducción, el Don Juan de Marco de las rutas inter-urbanas .

Tema interesante fue redactar esta nota, puesto que entre el vallenato a todo trapo y el corneteo, algunas cosas se me perdían, pero rápidamente agarraba el hilo de la conversa cuando algún conversador pasajero intervenía en la misma…

–          Capitooolio, Avenia Uldaneeeeta, Plaza Venezuela… subiendo, subiendo…

–          Ya rata e’ muelle, no montes más gente que voy saliendo

–          Mira Andelson, yo te iba a consultá algo mi tio, pero es que me da medio paja

–          Ah vaina, me vas a da una lata?

–          No vale, es en serio bruja. Tu sabes que ya tengo tiempo con una jevita de po la casa, bueno y ya tengo ganas de hundile los pelos

–          No vale, pero tu lo que va es atrasao… cuánto tiempo tienes con esa chamita?

–          Bulda guon! Ya tenemos casi el mes y na’! es medio dura la bruja, pero yo se que le mete. Pero lo que pasa es que quiero que la vaina sea asi como especial, sabes como es y bueno a ve si me das unos consejito ahí, si va?

–          Onde le vas a dá? En tu casa o en la de ella?

–          No vale, en un cualto de una pensión de un pana por quinta clespo, es bien, tiene hasta agua chamo! Es bandera!

–          Ah no vale, pero tu lo ques’tas es enamorao! Esa jeva es pa’ casase! Bueno, tu lo que tienes que hacé es aféitate el perol

–          ¡¿Qué?! No vale, tu te volviste loco?

–          Si no te lo afeitas no se pegan de ahí, te lo toy diciendo ya.

–          Chamo pero es vaina es de jeva vale!

–          Te lo toy diciendo ya rata e’ muelle, si no te lo afeitas no se pegan de ahí.

–          Mieldes! Si?

–          Si vale, las jevas lo que quieren es un tipo que las seduca, que les de donde es pa’ que mas nunca nadie les de en la torre como uno.

–          Ahhh

–          Por ejemplo, a las jevas lo que les gusta es que las pirapeen

–          Que las pirapeen?

–          Si vale, nuevo! Que les digan velgas bonitas asi dulces, como las canciones de Aventura

–          Ahh, date ahí con una pa’ ve’ como e…

–          Faciliiito mi rey, tu la agarras así  po el cuellito y le das besitos así como pa’ que el bigotico la roce, y le dices así suavecito “como me gustaría comerte con todo y ropa así este con diarrea de trapo un mes, mi amol…”

–          No vale, pero tu lo que eres es un poeta Andelson! Chamo que tielno!

–          Ahhhh, que talco? Pa’ que veas! No soy lo que soy pol nada papa! Aja aja, sigo: ante de eso, ante de eso, tu le compras en los buhoneros un peluchito de esos que le gustan a las jevas, uno de esos de piolin o de perritos bulda e gafos que siempre montan en la cama, tu sabes pa’ que la jeva vea “este pana lo que es es dulce pa’ lante vale”

–          Calidá

–          Aja, ve: después te la llevas pa’ la pensión. Pones musiquita suave, tipo Aventura, Celedón, los caníbales del vallenato…

–          No pero es que a la jeva lo que le gusta es baila.

–          Ah bueno bandera! Te destacas ahí duro con los inquietos o algo asi y mas na’. Ahora, como la jeva es echá pa’ lante, ahí es que te pones menos maricon y mas alzao, que sepa quién es el macho que le va a dá

Ante tanto derroche de buen vocabulario, respeto femenino y dulzura en el amor, pues no pude menos que conmoverme mirando alrededor, buscando un alma seria que compartiera mi pesar por lo que le hacían al pobre Cupido y el oprobio a Eros. Pero es en ese momento cuando me consigo con que un pasajero sigue con atención la conversación, e incluso hace acotaciones de sus experiencias previas…

–          Tu lo que tienes que hacer chamin, es dale caña a esa jeva. Con una culdita encima se relaja y se deja fácil

–          Eeeso rata e’ muelle, eso mismo que dice el señor es lo que tienes que hace: culda papa, culda.

–          Pero que le doy de culda? Me llevo una pata elefante de ron?

–          No vale, no seas oldinario vale! Esa jevita es la que es, veá? Bueno, fájate y dale culda de la buena! Comprate una de yogurt y una bombona de ani, mézclalo y se lo silves en una copa. Sendo trago mi pana! Sendo trago! Puro caltel…

–          Ahhh

–          O también chamin, con el permiso del señor chofer conductor, puedes agarrar y comprate una garrafa de jugos de frutas tropicales y le echas ron, pa’ que se tomen unos daiquiriseses, tipo tropical y relajao, tu sabes…

–          Eessa maestro, esa es la que es! Viste rata e’ muelle, que la vaina es que hay que preguntale a los que saben!

–          Si vale, experiencia… aja aja, pero que ma le doy pa seducila vale?

–          Mantequilla papa, tu le empiezas a deci las ganas que le tienes, que lo que te provoca es emburrala duro, pero suavecito pue, pa’ que no crea que tu lo que ere e un salvaje que no sabe trata a la mujeres.

–          No vale, esa jevita yo la respeto. Si la primita de 14 que vive en su casa ya me estaba ofreciendo una ahí el otro dia y yo le sampe pero no en su casa, pa respetale la cara pues

–          Eso es mi rey, ese es el mio, tipo serio vale. Jeva que se le ponga, no se la pele, pero la jeva legal es la jeva legal…

Interesante ver como los machos alfa seducen a sus consortes. Puro derroche de amor y bellas palabras que llegan al alma, sin lugar a duda…