La triste muerte del huevo…

Era una mañana como cualquier otra. Una mañana soleada de noviembre.

De esas que te invitan a sonreír…

De esas en las que despiertas con ánimo y emoción…

Hasta que sabes que el único huevito que tienes, está muerto!!!

 

Es difícil de comprender y de aceptar. Tu te levantas pensando y contento porque, luego de tantas mañanas esperando este día, al fin podrás usar tu huevito.              Tu esposa te ha dicho la noche antes con mucho cariño “Amor, mañana en la mañana me provoca huevito” y tu te llenas de regocijo porque podrás darle lo que habías reservado para ella, solo para ella.

Pero la realidad te azota en la cara, cuando luego de acicalarte y arreglarte, vas a la cocina donde ella te espera con su bata de dormir, te mira a los ojos y te dice: “Cariño… el huevo esta dañado”

Sientes que es el fin, que no hay nada más que ofrecerle…

 

Pero no lo es todo. Por más flojera que me dé, ahora tendré que hacer mezcla para panquecas!!

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s