Las PIP de María Guevara

Recientemente, y atendiendo una invitación de un grupo de amigos cirujanos plásticos, fui a Margarita para unas sesiones de consulta de risoterapia que necesitaban, lo cual me dio mucha risa…

Previo a los días de trabajo, fui a conocer uno de los sitios más emblemáticos de la isla: los famosos cerros gemelos denominados “Tetas de María Guevara” y fue cuando comprendí la naturaleza del trabajo de mis clientes y la necesidad de reírse. Les relato la historia… A medida que íbamos ascendiendo, la sinuosa y caprichosa formación rocosa, noté que el suelo era escabroso, baboso y con graves problemas de terreno, entonces uno de los clientes, que me acompañó en mi periplo, me dijo que si Dios fuera cirujano plástico hubiese hecho mejor esos cerros! Pero… ¿Y qué pasaría si Dios hubiese puesto unos implantes chimbos en los cerros?

Imaginémonos por un momento a Dios haciéndole una medición a la machimberra a los senos de la isla y, por un error, les colocara magma muy líquido y sin mucha calidad a las montañas. Entonces tendríamos a la isla entera reclamándole ante los juzgados geológicos celestiales a Dios que el magma era de baja calidad y que, si antes se veían “puyuos” ahora se ven como dos peras malformadas y con poca vegetación… ¿Qué clase de animal querría vivir entre tales tetas geológicas tan bizarras? ¿Qué vegetación, por tropical y silvestre que pueda ser, desearía crecer entre ellas? ¡Evidentemente ninguna que se precie de seria! Entonces tendríamos a los tribunales geológicos celestiales llamando a declarar a los coros celestiales, quienes asistieron a la colocación del magma chimbo, y que nos den su versión del asunto, a lo cual los ángeles, ni pendejos, dirán que fue la isla quien pidió ese magma y que ellos solo asistieron al proceso, pero no fueron los que lo crearon y mucho menos los que los pusieron, echándole el carro a Dios…

En tal sentido, designarían a un fiscal especializado en tetas geomorfológicas desproporcionadas, el cual tendría a su cargo escuchar la versión de la isla, quien diría ante la corte que Dios y su coro de ángeles nunca le informaron de la bajísima calidad de ese magma y que, si antes se veían feas sus tetas, pues ahora parecen más dos botijos partidos que un par de tetas bien formadas y simétricas en la cara de la isla. El fiscal escucharía el llanto de la isla por el mal trabajo (de ahí probablemente el término de “Margarita es una lágrima”), y determinaría que es cierto que la isla merece una compensación al respecto y el magma debe ser retirado de inmediato y compensada la isla por semejante falla celestial.

Dios replicaría con una contrademanda diciendo que él es el que es, el todopoderoso y que no se le reboten porque sino hunde esa vaina en el fondo del mar y se acabó ese peo… pero la cosa no le resultó tan fácil, ya que entonces salió una marcha de las fallas geológicas descontentas con la actitud abusiva y desproporcionada del altísimo y se lanzarían a huelga… ante tal despelote geológico. Dios admite que el magma no era de la mejor calidad y decide removerlo, dejarle las tetas a la isla de margarita tal y como las tenía y movería ese magma chimbo a Japón… total, en unos cuantos millones de años cuando reventara ese magma ya saldría algún fanático religioso y diría “es voluntad del señor que salga ese magma así…”

Luego de tales disertaciones, comprendí el porque un grupo de cirujanos plásticos necesitaba una sesión de risoterapia para poder mitigar los inconvenientes de su carrera: si a Dios se le alzó toda la geografía subterránea y ni poniéndose belicoso logró mitigar el asunto, imaginen que pasaría con un médico sin poderes sobrenaturales…

Anuncios

2 thoughts on “Las PIP de María Guevara

  1. La verdad disfrutaba muchísmo de tu blog y de tus tweets, pero esto si es algo que no te puedo perdonar. Las mujeres que recurrimos a cirugías estéticas es por un problema de imágen y autoestima y gracias a este recurso nos vemos más bellas y somos más valiosas… se ve que no valoras a las mujeres al escribir esto, deberían cerrarte el blog!!!!

  2. Aceptar que tienes un problema de autoestima es bastante para enfrentarlo y superarlo, lo malo es que te hayas dado cuenta que tuviste que recurrir a la cirugía estética en lugar de aceptarte tal cual eres y explotar tus virtudes, que estoy segurísima debes tener muchas. Si hubieras admitido antes de la cirugía que tenias baja autoestima hubieras encontrado la manera de superar la situación de otra forma y este articulo no te molestaría.
    O tal vez digo esto porque yo nunca me he visto en la necesidad de acudir a la cirugía, y no es que sea una miss, porque soy gordita y bajita, pero mi autoestima, esa sí que es 90/60/90. =D

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s